McDonalds convierte sus bandejas en mesas de mezclas interactivas para los móviles

Federico Weidemann Blog

A la hora de conectar con los jóvenes -no hay que olvidar que los millennials son el público más codiciado por las empresas- son muchas las marcas que recurren a la música. Pueden elegir la canción de moda para sus spots, pueden crear su propia canción, como hicieron el pasado año Pull&Bear, pueden colaborar con los músicos de mil formas diferentes y pueden patrocinar eventos musicales.

Pero McDonalds ha querido ir un paso más allá para proponer una experiencia interactiva en los propios restaurantes de fast food. En Holanda, los consumidores, de paso que se piden un Happy Meal, también pueden grabar sus propias composiciones en un estudio de grabación improvisado.

Y es que la bandeja en la que te llevas las hamburguesas hasta tu mesa incluye ahora un papel tecnológico que se conecta al teléfono móvil por bluetooth formando una original mesa de mezclas. Este original estudio de grabación permite trabajar con sintetizadores, bucles de audio, efectos musicales y la propia voz para que cada uno cree sus propias composiciones.

Esta iniciativa se llama McTrax, y se compone, como decíamos, de un papel tecnológico que se ha fabricado utilizando un tipo de tinta conductora y una pequeña batería. Cuenta con 26 puntos de contacto digitales que, al pulsarlos, ofrecen diferentes funcionalidades, y basta conectar el smartphone para comenzar a componer y crear mezclando los diversos efectos. El teléfono funcionaría como un altavoz, mientras que todas las funcionalidades se integran en el mantel que trabaja asociado a una app.

Sin duda una idea original que ya está causando sensación entre los adolescentes (y no solo) holandeses, especialmente entre los fans de la música electrónica. ¡No es extraño encontrarse ahora a chicos cantando mientras comen! Y al acabar la sesión, se pueden llevar el estudio de grabación (es decir, el mantel) a casa, y seguir usándolo hasta que se quede sin batería.

Desde McDonalds han comentado que el éxito de este experimento piloto con McTrax lo hace susceptible de ser exportado a otros países, así que quizá algún día podamos verlo también en España.

McDonalds no es el único que convierte el papel en una mesa de mezclas

Sin duda para McDonalds está es una buena forma de conectar con sus clientes, de ofrecerles una experiencia interactiva y de que se hable de ellos, pero no son los primeros en convertir un papel en una mesa de mezclas conectada al móvil, jugando con el concepto de nostalgia, y aunando mundo físico y online.

De hecho, la empresa, Novalia, que se dedica precisamente a ofrecer tecnologías que pueden añadir conectividad a superficies del mundo cotidiano, y ya hace unos años que sacaron un papel tecnológico asociado a una app con los que, en este caso, los usuarios podían scratch, mezclar y retardar cualquier canción que cargasen en el software.

Pero lo más interesante es la visión que tienen desde la empresa de este tipo de tecnologías: “Creemos que el futuro se parecerá más al pasado que al presente, donde las cosas tradicionales más bonitas que amamos y sobre las que somos nostálgicos, como los libros o los discos, no morirán”. Su objetivo es, precisamente, integrar el mundo digital con esos objetos físicos, algo a lo que muchas marcas se están apuntando, así como a explotar el concepto de nostalgia. Al fin y al cabo, es mucho más divertido aporrear las diferentes teclas de la bandeja de McDonalds y conseguir música, que hacer lo propio únicamente en una app.

 

 

Source: Puro Marketing